Cirugía de hemorroides: de que se trata

La operación para eliminar las hemorroides pertenece a los métodos radicales para tratar una patología desagradable y difícil.

La intervención quirúrgica está destinada a pacientes con formas crónicas de dilatación de las venas rectales, así como durante su curso agudo.

Los especialistas modernos siempre recomiendan métodos conservadores de tratamiento a los pacientes, pero si después de eso el paciente no ve ninguna mejora, se prescribe rápidamente la extirpación quirúrgica de los ganglios. Con el desarrollo de hemorroides agudas, a los pacientes siempre se les prescribe una operación.

La operación se designa como último recurso. Primero, los médicos llevan a cabo todas las medidas terapéuticas posibles: eliminan los procesos inflamatorios y estabilizan la condición del paciente. Solo entonces se puede tomar una decisión sobre la operación.

¿En qué casos se prescribe una operación para eliminar las hemorroides?

Si al paciente se le diagnostica hemorroides moderadas, no se necesita cirugía. Puede arreglárselas con métodos de tratamiento conservadores.

Es posible que se requiera intervención quirúrgica en los casos en que el paciente tiene caída de hemorroides, se produce trombosis de hemorroides, a menudo aparece sangrado de venas inflamadas y, en raras ocasiones, se produce un sangrado abundante.

Si el paciente sangra constantemente, se puede desarrollar anemia. En el caso de que los ganglios comiencen a salir, esto puede contribuir al desarrollo de inflamación de la piel e inflamación de la región perianal. El hecho es que las hemorroides secretan un moco específico, que puede irritar y reducir las características protectoras de la piel. En tales casos, la piel se vuelve vulnerable a infecciones microbianas. Esto, a su vez, puede provocar una serie de efectos adversos graves.

Además, las hemorroides pueden causar dolor y picazón intensos. En tales casos, el dolor es lo suficientemente severo y el propio paciente pide operarlo para sentir alivio de alguna manera.

Tipos de cirugía para eliminar las hemorroides

mínimamente invasivas para eliminar las hemorroides. La gente llama a esta técnica moderada. Entonces, los médicos se refieren a métodos mínimamente invasivos para eliminar las hemorroides:

  • escleroterapia del nódulo hemorroidal (los médicos inyectan un adhesivo en la cavidad de los nódulos, que conecta las paredes venosas);
  • criodestrucción (la eliminación se realiza con nitrógeno líquido de temperaturas ultrabajas);
  • ondas láser y de radio;
  • rayos infrarrojos;
  • vendaje con un anillo de látex (el nudo deja de recibir sangre y finalmente desaparece).

Todos los métodos anteriores de tratamiento quirúrgico se llevan a cabo en una clínica ambulatoria. Durante los procedimientos, los pacientes no reciben anestesia y, después de la operación, son enviados a casa. Vale la pena señalar que la eliminación física de las hemorroides no alivia al paciente del proceso patológico en sí. Es imposible fortalecer las paredes vasculares con una técnica mínimamente invasiva y deshacerse de las varices internas. Todos los métodos descritos anteriormente son adecuados solo para pacientes que tienen una etapa inicial del desarrollo del proceso patológico.

Las cirugías tradicionales implican la escisión del tejido afectado mediante rayos láser. Este es un procedimiento quirúrgico muy difícil que puede provocar complicaciones graves. Además, después de la extracción con láser, es necesario pasar por un largo período de rehabilitación.

Periodo preparatorio y operativo

Antes de la operación, el paciente debe cumplir necesariamente algunas condiciones, a saber: pasar todas las pruebas necesarias, someterse a un diagnóstico de patologías concomitantes, consultar a un terapeuta para que pueda determinar las posibles contraindicaciones.

La etapa preparatoria consiste en un vaciado completo de los intestinos. La limpieza se lleva a cabo en la víspera de la operación e inmediatamente antes de la misma.

Se lleva a cabo un procedimiento similar usando un enema y medicamentos laxantes. También vale la pena prestar especial atención a la nutrición para normalizar todas las funciones de los intestinos y sus paredes. Es necesario restaurar las heces normales. Este es un requisito previo, ya que el estreñimiento durante la eliminación de las hemorroides puede causar complicaciones graves. Recuerde que el estreñimiento persistente es el primer paso hacia el desarrollo de hemorroides.

Antes de la operación, es muy importante eliminar el proceso inflamatorio en el ano, si, por supuesto, está presente. También vale la pena aliviar la irritación y la hinchazón. Esto se puede hacer con medicamentos y medicina tradicional.

Período postoperatorio

La complejidad del período de rehabilitación depende de la técnica elegida para eliminar las hemorroides y, por supuesto, del bienestar general del paciente. Casi todos los pacientes necesitan seguir una dieta especial. Está estrictamente prohibido comer alimentos que puedan cargar los intestinos. Durante las primeras 24 horas, debe abstenerse de defecar.

Vale la pena seguir todas las recomendaciones del proctólogo. Como regla general, después de la operación, prescribe un tratamiento completo de la herida con preparaciones especiales. Para reducir el dolor, los médicos recetan un ungüento de nitroglicerina y analgésicos en forma de ungüento, que se aplican en las áreas afectadas.

Desafortunadamente, después de la cirugía, los pacientes pueden experimentar complicaciones graves, por lo que vale la pena seguir absolutamente todas las recomendaciones.

Complicaciones después de eliminar las hemorroides

En casi el 50% de las operaciones, los pacientes desarrollan complicaciones. Los médicos explican esto por el hecho de que la operación en sí es bastante traumática. Si la operación fue realizada por un especialista experimentado y siguió todas las reglas técnicas del procedimiento, y el paciente siguió todas las recomendaciones después de la operación, entonces se pueden evitar las complicaciones. A menudo, la supuración comienza el segundo día en los pacientes. Esto ocurre como resultado de la entrada de microbios patógenos en la herida. En este caso, la terapia con antibióticos debe realizarse además de los medicamentos antiinflamatorios.

No es raro que un paciente desarrolle una fístula dos o tres meses después de la operación. En este caso, es necesaria una intervención quirúrgica repetida.

También hay casos en los que el canal anal del paciente se estrecha. Esto sucede como resultado de una técnica quirúrgica inadecuada y una sutura incorrecta.

Todas las complicaciones se corrigen fácilmente. Recuerda que después de la operación, es muy importante seguir todas las recomendaciones que te dé el cirujano. De esta manera, puede salvarse de una serie de consecuencias graves.

Deja una respuesta